El Miércoles de las Cenizas es una celebración católica que señala el inicio de la Cuaresma. Se celebra cuarenta días antes del Domingo de Ramos y representa el principio de un período de renovación espiritual.

Los fieles van a misa y el sacerdote les dibuja una cruzen la frente, con cenizas, diciendo "Polvo eres y en polvo te convertirás". Para la cruz se utilizan las cenizas que salen al quemar las palmas bendecidas del Domingo de Ramos del año anterior. La ceniza simboliza lo efímera que es la vida humana y una invitación a la penitencia.

Tradicionalmente, este miércoles empieza el ayuno y la abstinencia: el ayuno consiste en hacer una sola comida fuerte al día, mientras que la abstinencia se basa en no comer carne.

Este día no solo tiene un carácter religioso sino que también toma lugar una ceremonia pagana que se llama El entierro de la sardina, con la que se anuncia el fin del Carnaval.