La Navidad en España se celebra como en todos los países católicos: adornos, luces, cenas con los familiares, la costumbre de regalar, en fin, un espíritu festivo.

Un símbolo importante para la navidad española es el Belén, una representación del nacimiento de Jesucristo. Se pueden ver por las plazas, en las entradas de las casas, en los escaparates de los comercios. Suelen ser muy elaborados para parecer lo más reales posible. Aparte del belén, se decora también el Árbol de Navidad, con bolas, luces y guirnaldas pero, en realidad ,esta es una tradición extranjera.

Durante los días navideños se pueden escuchar por todas partes, a niños (y no solo), cantando villancicos, canciones tradicionales de Navidad, mientras piden el aguinaldo, que suelen ser monedas o pasteles.

La noche del 24 de diciembre se llama Nochebuena y es cuando toda la familia y amigos se reúnen para celebrar, comer y beber. Unos platos típicos son el cochinillo, el cordero o el pavo y se bebe el cava, el vino español parecido al champán. Los postres tradicionales son el turrón, los polvorones, los matecados, los mazapanes. Después de la cena, a la medianoche, la gente va a la iglesia para asistir a la Misa del Gallo, llamada así porque se considera que el gallo fue el primero en anunciar el nacimiento de Jesús.

El día 25 Papá Noel visita a los niños para darles regalos, no obstante esta es otra tradición extranjera que no es tan popular en España ya que los regalos los traen los Reyes Magos el 6 de enero.