El Entierro de la Sardina es una celebración española que toma lugar el Miércoles de las Cenizas y pone fin a las fiestas del Carnaval. Consiste en un desfile que simula un cortejo funerario, siendo el muerto la figura de una sardina, que va por las calles de la ciudad y concluye en el entierro o la quema de dicha sardina. Esta acción simboliza la muerte del pasado para que pueda surgir una nueva etapa de vida.

El Carnaval, que termina ese día, representa el desorden y la locura, entonces, con el entierro de la sardina se da paso a un período más reservado de reflexión espiritual. De todos modos, este festejo ha obtenido un carácter cómico con gran participación popular. La gente va disfrazada de viudas, sacerdotes, etc. y siguen la carroza con la sardina, una figura habitualmente enorme hecha de cartón, fingiendo llantos y gritos desconsolados, como si fuera un entierro verdadero.